¿Cómo es tener 18 años en el 2022?

11 de julio, 2022

Un manual para entender a los Gen Z más jóvenes.

Pareciera que fue ayer cuando los mercados se analizaban a través de los ojos de los millennials. Bueno, no es noticia que hace tiempo no somos decisores de tendencia. El mundo económico mira hacia generaciones más jóvenes y en especial a los Z: quienes ya conforman nuevas fuerzas laborales y de consumo. ¿Quiénes son los Z? Las personitas que nacieron entre 1995 y 2010 -quienes hoy tienen entre 12 y 27 años-. Analizar estos cambios generacionales es interesante para comprender cómo los acontecimientos tecnológicos, económicos y sociales influyen en la manera en que las personas ven el mundo, no olvidemos que la crisis del COVID alteró su entrada a la vida adulta. 

¿Cómo es, entonces, esta generación? y ¿cómo se ve el futuro para los Z?  
1. Son nativos digitales, esto los vuelve autodidactas y pragmáticos.

Para ellos las fronteras entre lo online y offline son difusas. Y sus feeds son extensiones de sus identidades. Pero importante: LAS REDES SON PARA CONECTAR, NO PARA COMPARTIR. No es cierto que “postean 24/7”, al contrario, rara vez encuentran un contenido que lo valga. Instagram, YouTube, TikTok y Pinterest continúan siendo las redes más utilizadas. Y curiosamente usan mucho VSCO (sí, 3 ⁄ 4 de su comunidad tiene entre 14 y 24 años). Al ser más tecnológicos, son más multitaskers y procesan información más rápido. A la vez que trabajan en su laptop, textean desde su teléfono y ven una serie en la TV. PERO… esto les deja un tiempo de atención de tan solo ocho segundos. ¡Más te vale asombrarlos rápido! Además, son autodidactas por naturaleza, ¿quién necesita ir a clases cuando podés ver un tutorial de YouTube?

2. Son fluidos en sus identidades.

Son tan diversos que no reconocen la diversidad: la diversidad es la norma. Son una generación que pareciera estar destinada a ser mucho más tolerante y empática que las anteriores. Sin embargo son victorias que las reconocen como ganadas, transformaciones que han visto frente a sus ojos. Esto demuestra la vigencia en las presiones y ansiedades frente a, por ejemplo, salir del clóset. Además, esta diversidad se ve también en la libertad en que habitan los cuerpos: “ser hermosx es ser vos mismx”. Por eso, Billie Eilish es una referente para esta generación. Con su short film “Not My Responsibility” la cantante puso frente a los comentarios de odio sobre su cuerpo. En el video se desnuda prenda por prenda mientras se pregunta: “¿Mis hombros te provocan? ¿Mi pecho? ¿Mi estómago? ¿Mis caderas? ¿El cuerpo en el que nací no es el que querías?”

3. Están obsesionados con el estilo Y2K (Year 2000).

Si no les suena se trata de la estética futurista y tecnológica de finales del nuevo milenio. La estética Y2K trae de vuelta todo en rosa chicle, camperas metalizadas, denim anchos, carteras diminutas y lentes de sol coloridos. Una moda que mezcla la cultura pop y el ultraconsumismo, lo urbano con el lujo y una nostalgia ultra. Este estilo fue instaurado en el mainstream por el clan de las nepobabies -jóvenes de la industria que están vinculados a otros famosos y/o poderosos-, celebs como Kendall Jenner, Bella Hadid y Dua Lipa que ahora son influenciadas por lo que usaban Paris, Britney y Christina en los 2000. 

4. Son agentes de cambio

No temen alzar su voz por la sostenibilidad. Tanto que el Bank of America la etiquetó como «la generación más disruptiva de la historia». La Gen Z como defensora del consumo sostenible ha influido en otros grupos de edad para cambiar su comportamiento de compra. Y con el propósito de adaptarse a este cambio, la industria de la moda y la belleza han dinamitado sus estrategias de producción, marketing y comunicación. Sin embargo, el fast fashion es cada vez más grande, lo que sugiere que estos compradores no siguen los parámetros green cuando se trata de moda. Se habla de que son “actitudinalmente verdes más que conductualmente verdes”. Porque si bien valoran los productos sustentables los asocian con costos altos y mayor rendimiento en el tiempo. Características que vuelven difícil la convivencia con la lógica del dinamismo en el que viven.

5. Ven el futuro de forma idealista.

Es una generación que siente que no tiene nada que perder. Cuando les dicen que “se la banquen” ellos preguntan “¿por qué?”. Cuestionan las formas tradicionales, las trayectorias profesionales lineales que les dicen que inviertan horas en la oficina, asciendan y repitan. En cambio, buscan la satisfacción y tener un impacto positivo en el mundo. Son más felices, no están motivados por el dinero o el estatus, sino por las causas y proyectos que les apasionan. Son conscientes de sus propias debilidades, como la falta de habilidades de comunicación, pero estiman que si les permiten hacer lo que aman podrían ser el mayor impulsor de productividad del siglo XXI. En cuanto a la esfera política esperan que los roles y las cargas de género se reequilibren a medida que los hombres jueguen un papel más importante en la vida doméstica. Le piden a los gobiernos que brinden más apoyo al desempleo, a la vivienda, a las mujeres y otras comunidades en situaciones vulnerables.

#humansofrotunda

Más notas